Labiografia.com
 Menú Biográfico
» Inicio
» Añadir mi Biografia
» Modificar Biografía
» Las más Buscadas

 Busca Biografías



 Llamadas Internacionales
Llamadas Internacionales a Precios Muy Bajos !!!
Llamadas Internacionales
a Precios Muy Bajos

Click Aquí

 Abecedario
A B C D E F G H I
J K L M N O P Q R
S T U V W X Y Z #

 Estadísticas
 Biografías:47355
 Lecturas: 33797817
 Envios: 3136
 Votos: 1691141


 Última Votada
Atanasio Girardot
Patriota colombiano. Estudia derecho. Se integra al ejército granadino el día del Gr...

Biografia de Alexander Sutherland Neill

Dirección: http://www.labiografia.com/ver_biografia.php?id=16484

Lecturas: 21865 : Envios: 5 : Votos: 145 : Valoración: 6.23: Pon tu Voto


HistoriaAlexander Sutherland Neill (1883-1973) Historia
1 Un visitante nos comenta

Pedagogo británico. Fundó la escuela de Summerhill. Inspirado en las ideas de S. Freud y W. Reich, postuló una pedagogía libertaria. Sus ideas se divulgaron gracias a su obra Summerhill, un punto de vista radical sobre la educación de los niños (1960). También fue autor de Hijos en libertad (1953) y Libertad, no libertinaje (1966).

2 Un visitante nos comenta

Alexander Sutherland Neill, nació el 17 de octubre de 1883. Fue un educador progresista escocés, artífice y fundador de la escuela no-directiva Summerhill, siendo sobre todo conocido como entusiasta defensor de la educación en libertad. Nació en Forfar, hijo de un maestro de primaria. Estudió en la Universidad de Edimburgo y obtuvo su licenciatura en 1912. En 1914 trabajó como maestro dentro del sistema público, pero su descontento respecto a la pedagogía propia de la escuela convencional le fue disgustando progresivamente, hasta llevarlo a fundar en Inglaterra la escuela Summerhill en 1927, aun en funcionamiento.
El 23 de septiembre de 1973 falleció Alexander Sutherland Neill. Su desaparición, que no fue noticia de primera plana en ningún periódico, marcaba el fin de la aventura de Summerhill, su pequeña escuela de Suffolk.
A radical approach to child rearing (1960), éxito de librería en el mundo anglosajón durante los años 60, dio a conocer a Summerhill como la cima de la pedagogía libertaria más avanzada y situó a Neill en el centro de un intenso debate pedagógico. Al mismo tiempo que se lanzaban las protestas más indignadas y las acusaciones de corrupción de menores, una multitud de alumnos y visitantes convergían en ese lugar sagrado. Este confuso fervor, pese a su gran amplitud, poco hizo para que se conociera a Neill. Poco se sabe del diario quehacer en la escuela, ni tampoco que Summerhill es ante todo la historia de un sueño largamente acariciado por un educador; sueño pleno de generosidad, de fragilidad, de ingenuidad; sueño en el que pueden encontrarse todos aquellos que han consagrado su vida a la educación.
Summerhill fue fundada en 1921, en el pueblo de Leiston, Suffolk, a unos 160km de Londres. Era una escuela en la cual había 35 niños y 35 niñas agrupados por sexos y diferencias de edad (5-7, 8-10, 11-15 y los mas grandes estaban individuales o en pequeños grupos).
Tienen un gran porcentaje de alumnos extranjeros. Cada grupo duerme en diferentes lugares. En habitaciones de 3 o 4 personas. Los alumnos viven en libertad, no están obligados a nada.
Neill opina que las escuelas que obligan a los niños a sentarse en pupitres, solo son buenas para aquellos que quieren niños dóciles sin espíritu creador y que encajan en una sociedad que tiene como objetivo el dinero.
Summerhill empezó como una escuela experimental, actualmente es la demostración que la libertad es viable. Neill pensaba que una escuela tiene que estar en función de la voluntad del niño y no al revés por eso fundó Summerhill.
Se baso en su teoría: “El niño es bueno por naturaleza y no al contrario”. En los cuarenta años que estuvo en Summerhill nunca lo dudo, solo le dio más fe.
Según Neill, el niño es inmediatamente realista, si tiene libertad. Sin sugerimientos de los adultos, se desarrolla hasta donde sea capaz. Si un niño tiene ganas de aprender, aprenderá de la manera que lo enseñes.
Los niños que van a Summerhill desde pequeños no dudan en ir a clase, pero los que proceden de otros centros tardan mas tiempo en desarrollarse. El tiempo de recuperación es proporcional a la adversidad que se le aplica. El record lo tiene una niña que procedía de un convento que tardo tres años en entrar a clase.
En Summerhill no hay exámenes finales, los conocimientos adquiridos dependen de la voluntad de los alumnos. En Summerhill cuando el alumno asiste a clase, no le dejan de enseñar las asignaturas básicas, ya que si el alumno quiere pasar a la universidad tiene que superar los exámenes (eso si el alumno quiere), por tanto es esclavo de los exámenes de las universidades.
En Summerhill todo el mundo es igual, tanto los profesores, como los alumnos, como el director, y lo demuestran en la asamblea general; cada persona tiene un voto igual que el otro. Así el alumno no tiene miedo del profesor y eso es bueno porque no se siente inferior, lo cual crea confianza en uno mismo.
Neill cree que la función del niño es vivir su propia vida, no la vida que los padres piensan que deben vivir, ni una vida de acuerdo con el educador. Todas estas interferencias y orientaciones de parte de los adultos no pueden producir sino una generación de autómatas.
Una jornada en Summerhill es: desayunar a las 8.15. A las 9.30 se supone que las camas están hechas. Se empiezan las clases hasta la 1. La asistencia a clase no es obligatoria pero si deciden no ir y faltan mucho, los compañeros los pueden excluir ya que se quejan de que retarda al grupo.
Los grupos más pequeños comen a las 12.30 y los más grandes a la 1.30. Después tienen tiempo libre el cual aprovechan para hacer deporte, reparar bicicletas, trabajar con motores. El té es a las 4.00.
A las 5.00 empiezan diversas actividades: A los más pequeños se les lee un cuento. El grupo de en medio va al taller (pintan, dibujan, etc.). Los grandes trabajan en el taller mecánico y en la carpintería.
El lunes por la tarde van al cine. Los martes por la tarde los profesores y los alumnos escuchan las charlas de psicología de Neill. Los miércoles hay baile y ellos mismos eligen la música. Los viernes se reserva para hacer otras cosas diferentes (obras de teatro). Los sábados se realiza la asamblea general de la escuela. Cuando acaba la asamblea hay baile.
No hay ningún horario fijo para los trabajos manuales, no hay tampoco ninguna lectura especifica, los niños hacen lo que quieren no les interesan las construcciones complicadas, les interesan las cosas que requieren imaginación.
Hay que decir que las niñas tienen menos espíritu creador. Las niñas dejan de ir a los talleres cuando tienen 10 años.
Muchos padres sacan a sus hijos porque no creen en la educación de Summerhill, tiene miedo que a los 21 años no sean capaces de ganarse la vida.
En Summerhill el juego es constante entre niños y adultos, es decir, es la lucha entre el punto de vista del adulto y la inconsciencia juvenil. Eso se demuestra en las asambleas.
Todo el mundo mira por si mismo, por suerte el personal docente no es egoísta. El que es egoísta con las personas no puede ser profesor según Neill.
La excesiva agresividad que se observa en los niños que no son libres es una manifestación de protesta contra el odio que han experimentado; es lógico que los niños de Summerhill presenten menos agresividad. Es posible que el éxito de Summerhill sea por tratar a los alumnos en libertad, igualdad y respeto.
Neill escribe que siempre hay padres que quieren que sus hijos sepan más que ellos, y piensan que si no se les da un empujón no triunfaran en la vida.
Para Neill, triunfar en la vida, es trabajar con alegría y vivir seguro de uno mismo, según este objetivo, los graduados en Summerhill triunfan en la vida. En Summerhill no ha salido ningún genio, pero sí matemáticos originales, músicos inteligentes, artistas brillantes.
En general el método de la libertad resulta casi seguro en niños menores de 12 años, pero los más grandes necesitan mucho tiempo para recuperarse de una educación que da las cosas masticadas.

.La religión

Neill no enseña religión en Summerhill porque defiende la idea de que una persona aprende lo que es la vida a base de vivir la suya y no aprendiendo a vivirla como lo hicieron los otros, en este caso un dios.
Otra cuestión por la cual no enseña religión es porque desde hace muchos años se utiliza esta para imponer restricciones y a Dios como una autoridad; y esta suprime la libertad, cosa que va en contra de los principios de Neill.
Él cree que todas las religiones acabarán por desaparecer, y después saldrá otra que tendrá como principio la libertad de los individuos, ya que hoy por hoy la iglesia solo tiene poder para engañar al pueblo y ya no puede parar ninguna guerra, sino al revés, las provoca.
También piensa que la religión es una manera fácil de quitarse el peso de encima, si alguien comete un pecado se confiesa y ya esta, y los que la defienden tienen miedo de la vida porque menosprecian la vida de la tierra para predicar la de después de la muerte, en cambio los niños libres no piensan en que la vida terrenal es mala, ya que no se les ha enseñado a tener miedo ni se les han prohibido sus actos.
Neill opina que no es bueno imponer la religión, dice que un niño libre ya podrá resolver sus problemas cuando sea hora, y a veces la religión transforma al niño en un odiador.
Finalmente demuestra que Dios es una superproducción de la culminación del deseo del hombre y Satanás una culminación del miedo.
Ante todo Neill intentó basar su pedagogía libertaria en los aportes del psicoanálisis, precisamente en el momento en que las ideas de Freud comenzaban a entrar en el mundo de la educación. “Psicoanalista ferviente” (Ferrière, 1922, pág. 384), a partir de 1920 no vacila en pronunciar conferencias sobre esa teoría y, dos años más tarde, incluso comienza a analizar a algunos de sus alumnos con conocimientos atesorados simplemente en la lectura de algunas obras y en conversaciones psicológicas más que singulares con Homero Lane. El psicoanálisis naciente autorizaba muchas fantasías. En realidad, Neill actuará siempre como aficionado en este campo.
Dos obras de Freud, “Interpretación de los sueños” y “Psicopatología de la vida cotidiana” le proporcionan los instrumentos para comprender los comportamientos propios y de los demás; se divierte con ellas pero sobre todo halla una justificación para su teoría: “El docente, el sacerdote. se odian en la medida en que siempre deben predicar. A través del mecanismo de la proyección, ven sus errores en el otro y se empeñan en conducirlo hacia la salvación.”
Como Neill se psicoanaliza, puede llegar a la conclusión de que “ya no puedo proyectar mis errores en una clase y me siento incapaz de enseñar” (1926, pág. 24 y 92).
Pero Neill retiene sobre todo las nociones de traumatismo y de represión, términos que, unidos al de infancia, no podían dejar de cobrar una fuerza peligrosa de explicación universal. Al igual que muchos de sus colegas, llega a conclusiones como ésta: “El neurótico es una persona cuya libido o fuerza vital está ahogada. el niño que detesta el álgebra y debe hacer ejercicios no tiene ninguna posibilidad de expresión” (1920, pág. 115). Este análisis reafirma su idea de que la naturaleza es buena. Es únicamente la educación la que la pervierte, esa educación que Freud acababa de enfrentar con su contradicción.
Extendiendo los límites de la introspección, el psicoanálisis permite hallar justamente esa naturaleza verdadera en cada uno de nosotros, lo cual hace decir a Neill: “Creo firmemente que el descubrimiento de Freud tendrá más influencia en la evolución de la humanidad que cualquier otro descubrimiento de los diez últimos siglos” (1920, pág. 41). En adelante será posible el mundo gobernado por el amor. ¿No era acaso Cristo el hombre del amor, de la caridad, de la justicia puesto que conocía su propia debilidad?” (1926, pág. 171).
A lo largo de toda su vida, Neill repetirá que “todas las futilidades, todas las estupideces de la humanidad, todos los crímenes, todas las guerras, todas las injusticias pueden encontrarse en la ignorancia que el hombre tiene de sí mismo”. Conociéndose, el hombre halla la paz interior anunciadora de la armonía universal: “Nunca un hombre feliz perturbó la paz de una reunión, hizo la apología de una guerra o linchó a un negro” (1970, pág. 18).
Neill abandonará muy pronto la lectura de Freud. En realidad, no acepta de ninguna manera la concepción del hombre que transmite el psicoanálisis. Nunca se negó a hablar de la libido, pero esta libido estaba demasiado amenazada por lo que Ferrière había llamado la
“caverna oscura” (Ferrière, 1922, pág. 220).
“Freud cree en el pecado original” (1920, pág. 24). Muy pronto el impulso vital adquiere en Neill la inocencia de una “libido desexualizada” (Bigeault, 1978,
pág. 53) y “su teoría de la sexualidad. si bien es desenfrenada, nada tiene de erótico, nada de desvergonzado. posee la claridad cristalina del placer puro” (Mazure, 1980, pág. 53). En el mismo orden de ideas, Neill rechaza toda la teoría freudiana de la estructuración de la personalidad y no reconocerá jamás la existencia del complejo de Edipo.


Si conoces algún dato más de la Biografia de Alexander Sutherland Neill, por favor haz click aquí y añade los datos que sepas sobre esta biografía para poder seguir mejorando y ofreciendo mejores resultados en el mayor buscador de biografías de Internet.



   PUBLICIDAD 
   Recomendamos 
Webmaster, pon el buscador de biografias en tu web.

Al visitar estas páginas, acepta los Términos y Condiciones de nuestros servicios y es mayor de edad.